HISTORIA

IGLESIA PENTECOSTAL ALFA Y IOTA OMEGA INC


HISTORIA DE LA IGLESIA IPAIO


iglesia_1

Programa Semanal

Domingos – 9:30 a 11:00 am Clases Bíblicas
11:15 am a 1:30 pm Culto Evángelistico
Martes – 7:00 pm Sociedad de Caballeros
Miercoles – 7:00 pm Culto en los hogares
Jueves – 7:00 pm Culto de Oración
Viernes – 7:00 pm Sociedad de Jovenes
Sábados – 7:00 pm Sociedad de Damas

Ubicación de Nuestro Templo

Carr 31 km 12.8 Bo. Peña Pobre, Sector El Centro, Naguabo PR. 00718


A través de la historia, las fuerzas que nos han Impulsado a reunirnos como grupo para proclamar la verdad de la Palabra da Dios, tuvo sus comienzos en la década de los 30 del siglo pasado.  Comenzamos en este barrio por la Iglesia Evangélica Unida de Puerto Rico.  El primer pastor fue el hermano Antonio Nieves y a este le siguió el hermano Santiago Peña.  Los cultos se celebraban en los hogares de algunos familiares como el de Don Francisco Díaz.  De eso comienzo es conocedor el hermano Eulogio Rosario Díaz, joven para esa época, que pertenecía al grupo y al día de hoy permanece como uno de los oficiales de nuestra Iglesia.
El 14 de enero de 1935, el pastor Santiago Peña comisionó como ayudante de pastor de la Iglesia Evangélica Unida de Puerto Rico al hermano Juan Rosario Santana hasta el 1938.  Labor que se tomó muy en serio porque siendo un próspero quincallero, con taller propio y costureras que cosían camisas y pantalones a domicilio, deja su negocio para evangelizar para la obra del Señor Jesucristo los barrios de Peña Pobre de Naguabo y Mambiche Blanco de Humacao.
Para principios de la década del 40 se construye una capilla de madera y zinc.  La obra de DIOS seguía progresando, las almas se convertían y el hermano Juan Rosario Santana se une al hermano Vicente González, pastor en el Bo. Aguacate de Yabucoa y al hermano Anitudosio Ortiz, pastor en el Bo. Collores de Las Piedras y fundan el Concilio Hermanos Unidos en Cristo.  El hermano Juan Rosario Santana en marzo del 1940 recibió la credencial de Pastor Ordenado.  De esta manera se convierte el hermano Juan Rosario en un pionero de Pentecostés, predicando el evangelio a toda persona y en todo lugar.


Bajo el Concilio Hermanos Unidos en Cristo y con el hermano Juan Rosario Santana como pastor se construye un segundo templo en bloques y hormigón.  El maestro de obra de este fue el hermano Eladio Ortiz, quien junto a todos los que formaban la congregación, construyeron casa para Dios.
Para los años 1954-55 la Iglesia sufrió una división y el pastor hermano Juan Rosario Santana, en acuerdo junto a su congregación deciden afiliarse a la Iglesia de Cristo Misionera, el 1 de marzo de 1956.  Esta afiliación duró doce años.  La Iglesia siguió trabajando y creciendo.  Para los años sesenta se construye otro templo en las Parcelas Viejas del Bo. Peña Pobre de Naguabo.
Iglesia Pentecostal Alpha Iota Omega, Inc.

Para el año 1967, el hermano Juan Rosario Santana, la Junta de Gobierno y toda la Congregación, en acuerdo deciden incorporarse como Iglesia Independiente.  El 2 de agosto de ese año queda debidamente registrada en el Departamento de Estado de Puerto Rico, bajo el nombre de Iglesia Pentecostal Alpha Iota Omega, Inc.  Sus incorporadotes fueron: Rev. Juan Rosario Santana, Juan Rosario Alejandro y Efraín Rosario Benítez.  Para esa época el Hno. Juan Rosario Alejandro era su principal ayudante, quien posteriormente fue nombrado como asistente de pastor por la Junta de Gobierno y ordenado al completo ministerio en el año 1970.

Al surgir nuevos obreros y campos nuevos, ante la necesidad de que se predicara el Evangelio, la Iglesia Pentecostal Alpha Iota Omega, Inc. comenzó a trabajar como Concilio.  Para lo cual se preparó un reglamento y Constitución.  Desde entonces las funciones de la organización han sido de carácter conciliar.

Como el resultado del crecimiento de la obra surge la inquietud en el Rvdo. Juan Rosario Santana y el liderato de la iglesia de construir un nuevo templo.  Ese sueño se hizo realidad gracias a la donación del solar por parte del hermano Teodoro Benítez Díaz y de la contribución de la Congregación, que con mucho empeño y trabajo, pusieron sus manos en la obra.  Se nombró un Comité Timón para desarrollar actividades con el fin de levantar fondos para la construcción.  Este comité estuvo compuesto por: Efraín Rosario Benítez, Daniel Rosario Díaz, Gamalier Díaz López, José A. Rosario Benítez, Juan Díaz Benítez y Ruth Rosario Galarce, como Secretaria de Acta.

El 6 de septiembre de 1975, celebramos la ceremonia de colocación de la primera piedra y antes de terminar el año teníamos nuestro templo listo para que los Santos del Señor se congregaran a servirle.

El diseño y la supervisión técnica estuvieron a cargo del ingeniero Neftalí Rosario Benítez.  La dirección de la obra fue por parte del hermano Daniel Rosario Díaz y la supervisión en manos del hermano Obed Peña López.  Estos últimos, al día de hoy, son obreros ordenados al completo Ministerio.  El trabajo fue arduo, pero con mucho entusiasmo las damas, los caballeros, los jóvenes y los niños, unimos nuestros bienes y sacamos de nuestro tiempo, de día o en las horas de las noches para ver cumplido el sueño de la edificación del templo para Dios.  Tratar en este momento de mencionarlos a todos nos podría llevar al error de omitir alguno de la lista, lo cual sería imperdonable porque la aportación de los mismos, no importa su magnitud, fue de mucho valor para esta Congregación y aún más, para Dios.

Estamos muy agradecidos de toda la aportación que recibimos del Hno. Teodoro Benítez, al donarnos el solar.  Asimismo, extendemos nuestro reconocimiento a todos los hermanos de la iglesia por toda la aportación brindada.  También expresamos nuestro especial agradecimiento a todos los vecinos de esta culta comunidad y otras iglesias que nos dieron el respaldo económico e inclusive algunos de ellos se involucraron en la ardua tarea de hacer posible la edificación de este Templo.  Vaya nuestra gratitud a la Administración Municipal y muy especialmente al Honorable Alcalde, de ese entonces, Germán Suárez, quien siempre nos dio la mano cuando solicitamos sus servicios.  Dicha administración donó a nuestra iglesia parte el material que usamos en la construcción e inclusive prestó las máquinas que prepararon el terreno y pagó el jornal de sus operadores.  Cabe señalar que no faltaron la donaciones, un grupo de hermanos de nuestra congregación aportó 34 bancos, la Sociedad de Damas junto a otros hermanos financiaron las cortinas y otros adornos, la Sociedad de Caballeros obsequió la puerta principal del templo y la Sociedad de Jóvenes dijo presente, con el libro de las Sagradas Escrituras (La Biblia) que está en nuestro púlpito.  Otros patronos también nos dieron su ayuda como: Daniel Construction, Fibrex Corporation, Melín Betancourt y Ferretería de Rubén Collazo entre otros.

El 14 de agosto de 1976, se celebró el culto de despedida del Antiguo Templo y de la inauguración del nuevo, donde estamos congregados hoy.  Posteriormente se han hecho otras mejoras y ampliaciones, gracias a la cooperación de líderes y hermanos como: Genil Rosario Galarce, José Luis Vázquez, Ángel M. Rodríguez, padre e hijo, Juan Reyes Díaz, Juan Díaz, padre, Héctor L. Díaz Benítez, Eric Ramón Peña Ayala, Ramón Peña, Heriberto Maldonado, Rubén Márquez e hijos y muchos más, que si fuéramos a mencionarlos a todos tomaríamos mucho tiempo.

Para la década de los 80 se abre campo misionero en la República Dominicana y se levantan otras iglesias en los Estados Unidos de América.  Para comienzo del nuevo milenio se hizo trabajo misionero en las Repúblicas de Haití y Venezuela.

El 4 de julio del 2001, el Rvdo. Juan Rosario Santana pasó a morar con el Señor y el 13 de octubre del 2001, fue instalado el Rvdo. Juan Rosario Alejandro, como pastor en propiedad por la Junta de Gobierno de la Iglesia Pentecostal Alpha Iota Omega, Inc. y por la Junta de Gobierno de la Iglesia Local.  Seis años después, el 14 de enero de 2007, por acuerdo de esta última, se instaló al Rvdo. Dario Peña López como pastor asistente.

En agosto de 2008 logramos la re-estructuración del templo, con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo y unos hermanos que fueron bien fieles en la tarea que se propusieron, teniendo de capitán al hermano Genil Rosario Galarce, pues no todo el mundo se hace responsable de una acción como esta.  Gracias a Dios por las fuerzas, que le dio a cada uno de nuestros hermanos, por que en solo cuatro meses se termina el trabajo de la nueva fachada para la iglesia.

No podemos terminar este relato sin hacer constar que nuestra iglesia bajo el pastorado del Rvdo. Juan Rosario Santana, ha sido muy influyente en el surgimiento de otros ministerios.

Hoy recordamos y celebramos con gran júbilo los años de evangelización de la Iglesia Pentecostal Alpha Iota Omega, que se caracteriza por la confraternización y Colaboración con otras iglesias.